Krampus, una leyenda de Navidad

1 Comentario

krampus-una-leyenda-de-navidad
Posiblemente habréis visto en televisión el anuncio de la película de Krampus, una película que está inspirada en el personaje de nombre homónimo y que aunque quiso ser olvidada, en muchos lugares de Europa, sobre todo en los países nórdicos y alpinos sigue estando muy presente en la actualidad.

Krampus pertenece al folklore de estos países y sobre sus orígenes hay varias versiones aunque la más extendida es que era una especie de alter ego de Santa Claus. Mientras el bueno de Santa reparte regalos a todos los niños con su apariencia bonachona, Krampus es la cara oscura, con pezuñas, rabo retorcido, cuernos cabríos, mirada de pocos amigos y unas cadenas en los brazos era la antítesis del orondo señor de rojo y barba blanca.

La leyenda dice que al igual que Santa Claus siempre repartía regalos entre los niños que se han portado bien, Krampus hace todo lo contrario, no solo no les da regalos sino que se los lleva durante un año y les castiga, para después devolverlos a su casa y que fueran los niños quienes eligieran portarse mal o bien.

Antes de que Europa se convirtiese al cristianismo, había un montón de leyendas relacionadas con Krampus, porque creían que la presencia del demonio era algo que podía notarse. De hecho, fue la iglesia quien quiso condenar al ostracismo a esta leyenda, porque el aspecto de Krampus era muy parecido al de un demonio, aunque la leyenda consiguió sobrevivir hasta nuestros días.

Según la leyenda, suele aparecer la noche del día 5 de diciembre rondando las calles, algo que hace durante dos semanas, sacudiendo sus cadenas oxidadas para is avisando a todos los niños pequeños de que está muy cerca de ellos y que deben portarse bien o de lo contrario se los llevará con él. ¿Conocíais esta leyenda?

1 Comment

  1. Miryam

    20/12/2015 at 16:22

    Si hace un par de años en un viaje al bello país de AUSTRIA, presencie un desfile muy bonito aunque cayó una tormenta de nieve en la ciudad de Graz. Una experiencia única que siempre recordaré.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *